servicio de neumáticos en Huelva

Cuando la lluvia no es una maravilla: aquaplaning, sobreviraje y subviraje

Hoy en Tu Rueda, servicios de neumáticos de coche en Huelva, hablamos de los peligros que la lluvia y las condiciones extremas pueden provocar a la hora de la conducción, sobre todo, en el roce del neumático con la carretera.

Llegó la primavera y con ella las lluvias y el tiempo inestable. Es muy habitual durante estos meses que nos pueda caer un buen chaparrón mientras conducimos, es por ello que debemos extremar las precauciones y tener el coche en las mejores condiciones mecánicas para que no nos pase factura el cambio de tiempo.

En Tu Rueda, servicios de neumáticos de coche en Huelva, os contamos cuáles son los principales peligros de conducir cuando aprieta la lluvia y las condiciones se vuelven más extremas. Presta atención puesto que hay muchos conductores que sufren accidentes de tráfico debido a no tener en cuenta los siguientes fenómenos.

Patinazos, aquaplaning, sobreviraje y subviraje

Cuando llueve hay atascos, problemas de visibilidad, balsas de agua… pero, sobre todo, el asfalto es mucho más peligroso porque reduce el agarre de los neumáticos. En definitiva son los mayores problemas que nos encontramos cuando cogemos el coche y está lloviendo. La lluvia es la situación climatológica más habitual en nuestro país, y la que más accidentes provoca –7% más de siniestralidad–. Para reducir los riesgos es necesario, sobre todo, evitar el efecto spray.

Desde la DGT, detallan que, cuando llueve y circulas muy cerca del vehículo que está delante de ti, puede echar el agua que evacuan los neumáticos en tu parabrisas, provocando que tu visibilidad sea menor. Guardar la distancia de seguridad adecuada será suficiente para evitarlo. Pero también te puedes encontrar con fenómenos más peligrosos como:

  • Aquaplaning: las ruedas no evacuan el agua y patinan al pasar sobre un charco provocando la pérdida del control del vehículo.
  • Sobreviraje: cuando el coche patina con las ruedas traseras, la solución es girar el volante hacia el mismo lado al que se gira el eje trasero. Después, debemos deshacer el contravolante para evitar que el vehículo inicie un giro brusco hacia el otro lado.
  • Subviraje: si se entra demasiado fuerte en la curva, las ruedas delanteras pueden patinar y el coche tiende a seguir recto. Se llama subviraje, y para corregirlo no se debe girar el volante ni levantar el pie del acelerador, sino esperar que las ruedas delanteras recuperen el agarre.

Desde Tu Rueda, servicio de neumáticos de coche en  Huelva, ponemos a vuestra disposición nuestro taller móvil 24 horas para cualquier incidencia, y y os recordamos que lo importante siempre es llegar sano y salvo a casa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *